• +34 964 06 72 12
  • info@bufetecarrasco.net

Construcción del primer túnel marítimo

Construcción del primer túnel marítimo

La navegación por la península de Stad (Noruega) se ha considerado peligrosa desde tiempos de vikingos por ser una zona especialmente ventosa y tormentosa, estos llegaban incluso a evitar el paso por este sitio y transportaban la embarcación por tierra. A día de hoy, con buques mercantes, ferris y pesqueros más dotados, sigue siendo peligroso navegar por esta zona de Noruega que es muy transitada, paso obligatorio de destinos comerciales habituales. Las diferentes corrientes marinas y el relieve del fondo del mar, crean condiciones de navegación complejas e impredecibles, que junto con un oleaje agresivo, generan situaciones críticas y condiciones desafiantes que obligan a reducir la velocidad de la navegación.

Es por lo anterior que, dentro del Plan de Infraestructuras el Gobierno noruego ha anunciado una partida de 2.700 millones de coronas noruegas (295 millones en euros) para la construcción del único túnel para buques hasta el momento. Sí existen pasos para barcos y barcazas en otras partes del Globo, como es el caso del canal de Midi, en Francia. La diferencia con este es que será el primero que permitirá el tránsito marítimo de embarcaciones de hasta 16.000 toneladas (pesqueros, mercantes de carga, o barcos de pasajeros, incluidos cruceros). Asimismo, ofrecerá oportunidades de establecimiento de nuevas rutas de transporte marítimo y otras posibilidades de carga y, de forma directa favorecerá el comercio y la industria con Noruega, que tendrá un calendario de navegación más previsible y menos costoso para los operadores.

La realización de la obra no es sencilla, los estudios para elegir la ruta y el punto por el que trazar el túnel finalizaron en el año 2010, en los dos años posteriores si hicieron las catas y otras pruebas. Para construirlo, se agujereará una montaña situada entre dos fiordos (Kjødepollen y Moldefjorden), moviendo alrededor de ocho toneladas de piedra, como resultado estos quedarán unidos por un paso de 1.700 metros de largo, 50 de alto y 36 metros de ancho.

En cuanto a la forma de transitar el túnel, para evitar colisiones el tráfico será unidireccional alternando cada hora el sentido de circulación, con una distancia de seguridad de 400 metros, teniendo preferencia el tráfico comercial (sobretodo de pasajeros). Uno de los centros de tráfico de barcos de la NCA controlará la circulación mediante una señalización de luces de colores blanco y rojo para que puedan atravesarlo un máximo de cinco buques cada hora, entre 70 y 100 embarcaciones al día. Sobre la velocidad permitida, falta determinarla no obstante, según las autoridades, se situará entre 5 y 8 nudos en función del buque (unos 10 minutos en cruzar los mas rápidos).

A pesar de que los barcos tendrán que esperar en el exterior para utilizar este paso turnadamente, el túnel reducirá de forma significativa el tiempo y las dificultades de la ruta que bordea la península. El objetivo es lograr una navegación más regular, segura y fiable que reduzca el riesgo de accidentes e impulsar el comercio. Ni que decir tiene que la importancia del transporte marítimo es cada vez mas evidente, por un lado se refleja en los datos y por otro, se evidencia en la voluntad de los estados en favorecer esta forma de transporte y utilizar técnicas mas innovadoras, que se ajusten a las necesidades de los intervinientes para atraer mercancía y pasajeros.

Andrea
Andrea

Leave a Reply